Layout Options

  • Fixed Header
    Makes the header top fixed, always visible!
  • Fixed Sidebar
    Makes the sidebar left fixed, always visible!
  • Fixed Footer
    Makes the app footer bottom fixed, always visible!

Header Options

  • Choose Color Scheme

Sidebar Options

  • Choose Color Scheme

Main Content Options

  • Page Section Tabs
Clamidia

La clamidia es una enfermedad de transmisión sexual común. Es causada por la bacteria Chlamydia trachomatis. Puede infectar a hombres y mujeres. Las mujeres pueden contraer clamidia en el cuello del útero, el recto o la garganta. Los hombres pueden contraer clamidia en la uretra (el interior del pene), el recto o la garganta.

¿Cómo se contrae la clamidia?
Se puede contraer clamidia durante el sexo oral, vaginal o anal con alguien que tiene la infección. Una mujer también puede transmitir clamidia a su bebé durante el parto.

¿Quién está en riesgo de contraer la infección?
La clamidia es más común en personas jóvenes, especialmente mujeres. Es más probable que te contagies si no usas siempre un condón, o si tiene múltiples parejas.

¿Cuáles son los síntomas?
En general, la clamidia no presenta síntomas, por lo que puede no darse cuenta que la tienes. Las personas con clamidia sin síntomas pueden infectar a otros. Si tienes síntomas, éstos pueden aparecer varias semanas después de tener relaciones sexuales con una pareja infectada.

Los síntomas en las mujeres incluyen:
 - Secreción del pene.

 - Sensación de ardor al orinar.

 - Ardor o picazón alrededor de la abertura del pene.

 - Dolor e inflamación en uno o ambos testículos, aunque esto es menos común.

Si la clamidia infecta el recto puede causar dolor rectal, secreción y/o sangrado tanto en hombres como en mujeres

¿Cómo puedo saber si tengo?
La clamidia se diagnostica con pruebas de laboratorio.

¿Quién debe hacerse la prueba?
Cuando se presenta alguno de los síntomas, o si su pareja tiene una infección de transmisión sexual. Las mujeres embarazadas deben hacerse una prueba cuando van a su primera visita prenatal.

¿Qué otros problemas puede causar?
En las mujeres, una infección de clamidia no tratada puede propagarse al útero y trompas de Falopio, causando enfermedad inflamatoria pélvica. Esta afección puede causar daños permanentes en el sistema reproductor. Esto puede provocar dolor pélvico crónico, infertilidad. Las mujeres que han tenido infecciones por clamidia más de una vez están en mayor riesgo de complicaciones graves de salud reproductiva.

Los hombres en general no presentan problemas de salud por la clamidia. A veces puede infectar el epidídimo, el tubo por el que se trasladan los espermatozoides. Esto puede causar dolor, fiebre y, en raras ocasiones, infertilidad.

La infección por clamidia también puede provocar artritis reactiva tanto en hombres como mujeres. Este tipo de artritis ocurre como una "reacción" a una infección en el cuerpo.

Los bebés nacidos de madres infectadas con clamidia pueden contraer infecciones a los ojos y neumonía. También puede ser más probable que el bebé nazca antes de tiempo.

La clamidia no tratada también puede aumentar sus probabilidades de contraer o transmitir el VIH/SIDA.

¿Cuáles son los tratamientos?
La infección se cura con antibióticos. Es posible obtenerlos en una sola dosis, o puede que tenga que tomar medicamentos durante siete días. Los antibióticos no curarán cualquier daño permanente que haya causado la enfermedad.

Para evitar infectar a su pareja, te debes de abstener de tener relaciones sexuales hasta que la infección haya terminado. Si recibiste una dosis única de antibióticos, debe esperar siete días después de tomar la medicina para volver a tener relaciones sexuales. Si debes de tomar medicamentos por siete días, no debes tener relaciones sexuales hasta haber terminado el tratamiento.

Es común volver a contraer la infección, por lo que debe hacerse la prueba de nuevo unos tres meses después de finalizar el tratamiento.

¿Cómo se puede prevenir?
La única forma segura de prevenir la clamidia es no tener relaciones sexuales vaginal, anal u oral.

El uso correcto de los condones de látex reduce en gran medida, aunque no elimina, el riesgo de contraer y contagiar la clamidia.