Layout Options

  • Fixed Header
    Makes the header top fixed, always visible!
  • Fixed Sidebar
    Makes the sidebar left fixed, always visible!
  • Fixed Footer
    Makes the app footer bottom fixed, always visible!

Header Options

  • Choose Color Scheme

Sidebar Options

  • Choose Color Scheme

Main Content Options

  • Page Section Tabs
Pastillas de Emergencia

Se le conoce también como píldora del día siguiente. Es un método anticonceptivo que puedes utilizar sólo en casos de emergencia, para prevenir un embarazo no planeado, y se toma en los tres días siguientes de una relación sexual sin protección. No se recomienda su uso de forma rutinaria, para ello existen métodos anticonceptivos mucho más efectivos.

¿Cómo se usa?
Vía oral, se recomienda dentro de las primeras 72 horas siguientes a la relación sexual sin protección.

Efectividad
Si se toma antes de 24 horas, la efectividad es alrededor del 90%. Transcurridas más de 72 horas, la efectividad disminuye al 75% (ya que estos compuestos no actúan después de que se ha efectuado la fertilización).

La efectividad es mayor mientras se utilice lo más pronto posible después de la relación sexual sin protección.

¿Qué reacciones secundarias se pueden presentar?
Náuseas y vómito. Si se presenta vómito en las dos horas siguientes, deberá repetirse la toma.

Si hay vómito excesivo, una segunda dosis podrá administrarse vía vaginal. Para evitar el vómito se recomienda tomar previamente un medicamento antiemético, 45 minutos antes de la píldora.

Otros efectos secundarios son: dolor de cabeza, en las mamas, mareo y fatiga. Generalmente desaparecen en 24 horas. Se pueden manejar con algún analgésico, siempre y cuando no tengas antecedentes alérgicos.

No se conocen otros efectos secundarios, por lo que su uso ocasional no representa peligro para la salud.

¿Se recomienda su uso rutinario o frecuente?
No se recomienda su uso continuo porque, en comparación con otros métodos, es menos efectiva y son más frecuentes los efectos secundarios.

Acude con tu médico para que de acuerdo a tus necesidades personales, expectativas reproductivas y tu condición de salud, seleccione el método anticonceptivo de uso regular que mejor te convenga.